La concentración de la posventa. Prohibido sentarse a esperar que suceda

El estudio deMckinsey realizado para CLEPA, que mencioné en este blog hace unas semanas señalaba los factores que ya están configurando el mañana de la posventa del automóvil.

No es casualidad que el primero de esos factores sea la concentración tanto de fabricantes de automóviles y de componentes como la de distribuidores y talleres. No es casualidad porque, ante los cambios que ya se nos han echado encima, lo que cualquiera en su sano juicio debe de hacer es fortalecerse, unir fuerzas para resistir mejor la tormenta.

Traigo esto a colación por una conversación que mantuve hace unos días con mi amigo Miguel García Cofrades delante de un par de copas de vino (sólo). Estábamos arreglando el mundo y la distribución multimarca, no recuerdo por qué orden, y charlando parimos este hilo argumental.

Resulta notable que a la distribución española no le ha llegado la concentración. No ha llegado y parece ser que, de momento, no se la espera. En el número 260 de “Talleres en Comunicación” entrevistamos a los más significativos dirigentes de la distribución de nuestro país para hablar sobre este tema. Nos explicaron las posibles causas de ese fenómeno y, obviamente, ninguno de ellos descartaba que finalmente llegara la concentración.

Me ha parecido especialmente sólida la explicación que me dió Jorge Sala, director comercial de Mann+Hummel para el Sur de Europa. Jorge decía que la clave está en el bajo índice de densidad de la población española (92 hab./km2) en comparación con Francia (122 hab./km2), Italia (201 hab./km2) o Polonia (121 hab./km2). Baja densidad de población significa mucha población dispersa, servicios dispersos para atender sus necesidades y, en consecuencia, distribución atomizada. También Jorge Sala acababa decidiendo que, en cualquier caso, la concentración también llegará a España.

Poca gente está pensando en todo esto, pero la distribución se concentra globalmente y me temo que el cambio puede pillar al sector del recambio en España con el pie cambiado.

Un reciente informe de Bloomberg New Energy Finance, hace un ejercicio de prospectiva sobre lo que llaman “Revolución del coche eléctrico”. Su bola de cristal augura que, en 2022, tras el descenso de precios de las baterías y de los propios coches eléctricos despegarán sus ventas. En 2040, las ventas mundiales de coches eléctricos llegarán a los 41 millones de vehículos, el 67 % de los coches que se venderán ese año en todo el mundo. Para entonces los coches eléctricos supondrán un 35% del parque mundial de automóviles.

Un mercado muy distinto en el que el cambio de motorización será sólo uno de los muchos protagonistas de un cambio en la industria del automóvil que ya ha comenzado. Se puede pensar que queda mucho tiempo y, es verdad, queda mucho tiempo. Sin embargo, la propia concentración que ya se gesta en todo el mundo, hace más débil a quiénes no se preparen ya y, en cualquier caso, tarde o temprano alguien se moverá y alterará un mercado (el español) que poco se ha alterado en lo que va de siglo. Cuando alguien se mueva todo se moverá. Prohibido sentarse

¡Ojo!, también se mueven las marcas de coches y los fabricantes de componentes.

No sé si vamos a asistir a un “baile de sillas” o alguien perderá el equilibrio y se caerá, pero habrá que estar atentos. Será importante moverse el primero o moverse rápidamente. Eso sí quien se mueva deberá saber cómo, cuándo y hacia dónde. Prohibido sentarse a esperar que suceda. Por lo menos hay que estar a la que salta.

2 opiniones en “La concentración de la posventa. Prohibido sentarse a esperar que suceda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *