La movilidad, los ultramarinos y los pantalones acampanados

“Se está produciendo una transformación sectorial con importantes repercusiones tanto desde la perspectiva de la demanda de servicios de movilidad por parte de los clientes como de la oferta de los mismos por parte de las empresas del sector, las actuales, las recién llegadas y las que parece que quieren llegar”, explicó Ricardo Conesa, impulsor del “Think Tank Automoción B2B” de IE Business School y Director del Programa Avanzado en Dirección de Empresas del Automóvil de la escuela de negocios.

¿Y eso que significa exactamente? Desde mi punto de vista significa que aquellos que sean capaces de dar soluciones completas y globales a esas demandas de movilidad sacarán del mercado a quienes no den con la clave.

Por ello los expertos han comenzado a hablar de “plataformas”, los integradores de datos y de servicios, capaces de solucionar las demandas de movilidad.

A partir de este escenario, el “Think Tank” plantea en sus conclusiones que se producirán nuevos fenómenos que conducirán a un sector de automoción con una creciente tendencia al B2B. El futuro será, cada vez más de los integradores de datos y de servicios. Así lo anticipan diferentes fenómenos: el coche y el conductor conectado, el vehículo eléctrico, el Big Data y el uso de esa información para generar ventajas concretas al cliente del coche conectado; el coche autónomo; los servicios integrados, como esas plataformas que nos resuelven en una solución las necesidades que tenemos; o la evolución de la necesidad de ‘tener cosas’ a la de ‘hacer cosas’.

Ricardo Conesa preguntaba “¿Están las empresas capacitadas para hacer frente a esos cambios?” Mi respuesta es qu se repetirá de un modo u otro la historia de las tiendas de ultramarinos que poblaban nuestras ciudades en los años 50 del pasado siglo (ahora se denominan tiendas de proximidad y, en muchos casos, están regidas por los chinos) que dieron paso o se reconvirtieron en supermercados, grandes superficies y finalmente reaparecieron en forma de chinos. Siempre adaptándose a las necesidades y demandas de los consumidores.

Movilidad_acampanados_ultramarinos

Del mismo modo los concesionarios dejarán paso o se reconvertirán para adecuarse a la nueva realidad. Aparecerán nuevos actores y nuevas fórmulas y quizás con el tiempo, como pasa con la moda, regresarán los concesionarios, pero no serán iguales. Como volverán los pantalones acampanados y no serán iguales (afortunadamente).

2 opiniones en “La movilidad, los ultramarinos y los pantalones acampanados”

  1. En la discusión que planteas sobre el futuro de los concesionarios de automóviles, creo que hay que distinguir entre ‘evolución’ y ‘revcolución’. La primera es, como bien dices, la que se produjo en el caso de los ultramarinos. El resultado ha sido un cambio en las formas, pero la distribución de proximidad específica de la alimentación sigue tan profundamente enraizada en nuestras ciudades como antaño (lo de que sean chinos muchos de sus empresarios me parece solo una cuestión accidental).
    No creo que ese sea el caso para los concesionarios. No solo porque muchos de ellos darán el salto hacia lo virtual, despareciendo en su forma física actual. Si no también porque una gran parte de ellos desaparecerá simplemente porque cada vez más clientes dejarán de ‘comprar’ automóviles, decantándose hacia fórmulas más sostenibles (y asequibles) de movilidad. Es todo un cambio de paradigma que, en mi opinión, tiene más que ver con la ‘revolución’ que con la ‘evolución’.
    Saludos y felicidades por este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *