Que cada quien se quede con su interpretación de la foto que yo me quedo con la foto

El vehículo militar que transportaba las cenizas de Fidel Castro, un carro ceremonial del que tiraba un todoterreno militar de fabricación rusa se quedó parado. Se había averiado y para ponerlo en marcha la guardia de honor que acompañaba el cortejo tuvo que bajar de sus coches y empujar para que volviera a arrancar.

fidel

Por supuesto todos tenemos en la memoria aquello de bajar del coche, empujar y que el más delgadito se quedara en el coche. Ese tenía que meter segunda cuando el coche cogiera algo de inercia merced a los empujones de quienes se habían bajado del coche.

La realidad supera a la ficción y tiene muchas lecturas que van desde el absoluto ridículo de una dictadura para unos, hasta las consecuencias del injusto bloqueo a Cuba y a quienes allí viven para otros. Quizás valen las dos lecturas y muchas más. Que cada quien se quede con su lectura de la foto que yo me quedo con la foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *